Uncategorized

Averias del fuelle de transmision del todoterreno

Existen diversos componentes que son primordiales para que el vehículo pueda circular, uno de ellos es la transmisión; la cual se encarga de que el movimiento que genera el motor sea trasmitido a las ruedas y así el coche pueda avanzar. Es por ello que es importante que se mantenga en buenas condiciones, sobre todo los fuelles por ser clave su funcionamiento.

Los fuelles se utilizan como cubierta de las juntas, para proteger su lubricación y así evitar su deterioro prematuro por perder la grasa y llenarse de impurezas. Teniendo los cuidados necesarios, podría garantizar el movimiento de la transmisión por mucho tiempo.

Aunque algunos vehículos disponen de diversos fuelles en diferentes partes de la transmisión, lo usual es que se ubiquen en los palieres y en el árbol de trasmisión. En este sentido, los coches tienen dos fuelles por palier, uno se encarga de cubrir la junta homocinética de la rueda y el otro la junta del diferencial.

Los fuelles se hayan en las ruedas motrices, que son las que le aportan tracción al vehículo. Por tanto, si es de tracción delantera o trasera, estarán respectivamente acorde a ello; en cambio, si es un 4×4, se situarán en los dos ejes.

Averías provocadas por fuelles en mal estado                       

Las fallas en los fuelles pueden generar averías graves que resultarían muy caras y lo más recomendable es prevenir tales desperfectos. Estas piezas son bastante baratas, por lo que es preferible cambiar un fuelle a la menor señal de deterioro, en lugar de tener que afrontar un daño mayor.

Uno de los problemas más comunes que surgen si el fuelle se rompe, es el deterioro de la junta homocinética como consecuencia de perder el engrase y llenarse de suciedad. En el caso de los todoterrenos, no tardaría mucho en dañarse seriamente, debido a que es habitual que circulen por superficies con mucho polvo, tierra, barro y agua. La falta de grasa provocaría que los palieres se doblen y si se deja pasar el tiempo sin atender, la avería podría alcanzar a dañar el diferencial.

La avería antes mencionada es generada por la fricción que provocan las juntas; sus síntomas más notorios son los golpes al girar el coche y el rechinar metálico. Conducir el vehículo con un fuelle roto es considerado como una falta grave, que puede incluso no dejarle pasar la ITV (Inspección Técnica del Vehículo). Para evitarse todos estos problemas podría adquirir las piezas para reparar en desguacesde4x4, en el cual solo ha de rellenar el formulario para hacer el pedido o buscar un desguace en la provincia que seleccione.