Uncategorized

Cementerio de Animales, la adaptación del libro de Stephen King.

Este año llega Cementerio de Animales la nueva adaptación del clásico de Stephen King del mismo nombre. Los fanáticos de terror pueden disfrutar de este film dirigido por Dennis Widmyer y Kevin Kölsch.

La novela ya casi cumple sus 36 años de publicada, pero el cine moderno de terror aún puede acoger a este libro de una excelente manera, haciéndose su propio lugar entre la cartelera actual.

Este film posee argumentos sólidos, actuaciones consistentes, espíritu clásico y un ambiente muy bien logrado gracias a su precisa puesta en escena.

Lo que permiten que esta película destaque entre el impacto del gore y el sadismo que supone el cine que representa actualmente el género de terror.

Fue estrenada en Abril de este año, por lo que siempre podemos verla en películas latino, y corroborar por nosotros mismos en la pantalla el resultado de aquella novela que su autor tuvo miedo de publicar.

¿De qué trata?

Esta típica historia de giros inesperados, comienza con la mudanza del Dr. Louis Creed (Jason Clarke) junto a su esposa Rachel (Amy Seimetz), su hija Ellie (Jeté Laurence), su bebe Gage y su gato Church.

Esta familia se muda desde la gran ciudad de Boston a una recóndita casona en Maine.

Todo bien hasta ahora, pero el único problema es el misterioso cementerio en medio del bosque, pero muy cerca de su nuevo hogar.

Cuando la tragedia llega a la familia el Dr. Creed decide recurrir a un peculiar vecino llamado Jud Crandall (John Lithgow). Poniendo en marcha una serie de eventos que despiertan una fuerza maléfica.

Su nueva vida en Maine se ve amenazada no solo por el cementerio de mascotas sino por el terreno más peligroso que hay más allá y que traerá espantosas consecuencias.

Sobre la novela

Esta novela tuvo un enorme éxito, se publicaron una gran cantidad de ejemplares y estuvo 33 semanas entre los éxitos de ventas del New York Times.

Su autor tuvo la idea al alquilar una casa al lado de una carretera tan concurrida que los niños de la zona tuvieron que construir un cementerio de animales para enterrar a sus mascotas fallecidas.

Todo cobró vida un día cuando el gato de su hija, Smucky, murió atropellado. Ese día su hijo Owen de dos años de edad casi es arrollado también.

Esta película tiene un carácter autobiográfico para los directores, por lo que su tono oscuro puede deberse a eso.

Cabe destacar que muchos piensan que puede ser un complemento de It, ya que ambas cuentan historias ubicadas en Maine que implican la pérdida de la inocencia de los niños.

Incluso los admiradores de King afirman que según ellos esta ha sido su mejor obra. Pero no importa cuánto te contemos, solo viendo Cementerio de animales podrás corroborarlo.